El sueño del lujo resiste la tormenta

El sueño del lujo resiste la tormenta

Una tarde de julio, una glamurosa pareja china entra en el concesionario de Maserati en Madrid, saca un sobre lleno de billetes y paga parte del importe de un coche de lujo. Son jóvenes, extranjeros y tienen dinero para gastar. Optan por el modelo barato de la marca, el Ghibli de 80.000 euros —los demás rondan los 150.000—, que ha conseguido que las ventas en España de esta marca se disparen. Compraventas como esta se repiten en el mercado del lujo español, que no solo ha conseguido capear la tormenta económica, sino que goza de una salud financiera envidiable, según los estudiosos del sector: crecerá este año entre un 2% y un 4%, según la consultora Bain & Company.